Ynes Suelves

Y el punk se tiñó de rosa

La es­té­ti­ca in­con­for­mis­ta del punk en­con­tró en Sid Vi­cious (Lon­dres, 1957; Nue­va York, 1979) a uno de sus me­jo­res em­ba­ja­do­res. Den­tro de su uni­for­me, el ne­gro –en ca­za­do­ras de cue­ro, va­que­ros ul­tra­pi­ti­llo o aquel mí­ti­co tra­je con el que acu­di­ría una y otra vez a los juz­ga­dos– fue la úni­ca nor­ma de un es­ti­lo an­ti­nor­ma­ti­vo. «¿Pe­ro qué hu­bie­ra si­do de él, y por ex­ten­sión de to­do es­te gé­ne­ro mu­si­cal, sin es­te co­lor?», se pre­gun­tó Ynes Suel­ves (Ma­drid, 1991) mien­tras crea­ba el pro­yec­to fi­nal de la ca­rre­ra de Di­se­ño de Mo­da en el Is­ti­tu­to Ma­ran­go­ni de Lon­dres. Ro­dea­da de re­fe­ren­cias a ban­das co­mo Sex Pis­tols y The Clash, co­men­zó a re­fle­xio­nar so­bre «el po­de­ro­so im­pac­to de los co­lo­res en las cul­tu­ras sub­ur­ba­nas». Y así se pro­pu­so el re­to de «apli­car el ro­sa cuan­do lo na­tu­ral fue­ra uti­li­zar el ne­gro, pe­ro man­te­nien­do la es­té­ti­ca del mo­vi­mien­to ori­gi­nal», ex­pli­ca. El re­sul­ta­do es una co­lec­ción más punk por su ac­ti­tud que por sus es­ti­lis­mos, que le va­lió el pri­mer pre­mio de su pro­mo­ción.
eCommerce Strategy Website Design & Coding
We love what we do

Related Projects